Warning: file_put_contents() [function.file-put-contents]: Only 0 of 38 bytes written, possibly out of free disk space in /var/www/vhosts/crearblog.com/httpdocs/website/includes/contadorDvisitas.php on line 30
Historia « MISCELANIUM

Entradas archivadas en Historia

La historia de Margaret Ann Bulkley es la historia de la renuncia a una identidad por cumplir el sueño de una vida.

Con la connivencia de su familia, Ann pasó a llamarse James Barry, adoptando una identidad masculina para poder dedicarse a la medicina (algo imposible para las mujeres de la época).

Nacida en Belfast a finales del siglo XVIII, se doctoró en medicina en la Universidad de Edimburgo, especializándose en cirugía.

Pronto demostró su valía como médico en el ejército británico, lo que hizo que durante sus años de profesión recorriese gran parte del Imperio británico.

En 1815 fue destinado a Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, donde llegó a ostentar el puesto de médico personal del gobernador.

En África desarrolló parte de su carrera profesional, considerándosele como el primer médico que logró hacer una cesárea en ese continente con éxito; algo que no era de extrañar, conociendo la meticulosidad y seriedad con la que se tomaba su trabajo (algo normal debido a todo a lo que tuvo que renunciar para conseguirlo).

Realizó investigaciones sobre la sífilis, una de las enfermedades que más mortalidad causaba en la época; así como propuso innovaciones en el campo de la higiene, para prevenir por ejemplo infecciones postoperatorias, que causaban casi tantas muertes como las enfermedades en sí.

Su carácter enérgico y estricto le granjeó no pocos enemigos que trataban de desprestigiarle a toda costa, pero aún así logró obtener el puesto de Inspector General de Hospitales, lo que dice mucho a favor de su tremenda valía profesional.

mab

Margaret Ann Bulkley a la izquierda de la imagen.

Pero en 1845, en Crimea, contrajo la fiebre amarilla, de la que nunca se curó del todo y cuyas secuelas le causaron la muerte el 25 de julio de 1865.

Tras su muerte fue cuando se desató el escándalo, pues al lavar su cuerpo para enterrarlo se descubrió que el afamado doctor no era tal, sino una mujer (que incluso parece ser dio a luz durante su vida).

Pese a los intentos oficiales de ocultar tal “hallazgo” la noticia saltó a los medios de comunicación, escandalizando a la puritana sociedad británica.

Finalmente se enterró bajo el título de doctor y el nombre de James Barry, tratando de silenciar el hecho de que uno de los más insignes médicos británicos fue una mujer y no un varón, como se creyó durante más de 40 años.

Lista basada en un poema griego en el que se resaltan estas maravillas, si bien entre la que actualmente se maneja hay una diferencia, pues en la original aparece la “Puerta de Istar”, sustituida hoy día por el “Faro de Alejandría”.

Las 7 maravillas son por tanto:

1) Gran pirámide de Giza (alrededor 2570 a.C.); única maravilla del mundo antiguo que se puede contemplar en la actualidad. Pertenece a la famosa triada de pirámides construidas en Giza y dedicadas a Keops, Kefren y Micerinos. La de Keops es la de mayor tamaño e importancia.

2) Jardines colgantes de Babilonia (entre 605 y 562 a.C:); regalo de Nabucodonosor II a su esposa, para que recordase las montañas de su tierra natal. Construcción en piedra con balcones de los que sobresalían árboles y plantas.

3) Templo de Artemisa (alrededor 550 a.C.); construido en Éfeso y destruido en un incendio provocado por Eróstrato. Fue reconstruido y vuelto a arrasar, esta vez por los godos.

tda

4) Estatua de Zeus (430 a.C.); realizada por Fidias con planchas de oro y marfil. Alcanzó los 12 metros de altura.

5) Mausoleo de Halicarnaso (350 a.C.); construido por Artemisa para su esposo. Llegó a tener algo más de 40 metros de altura, con más de 400 estatuas y cientos de columnas. Fue reducido a ruinas por la acción de un terremoto.

6) Coloso de Rodas (alrededor del 292 a.C.); estatua del dios Helios de 30 metros de altura y que se situaba sobre dos pedestales de algo más de 10 metros de altura y que servían de entrada al puerto de Rodas. Las embarcaciones se orientaban con esta figura, entrando al puerto bajo las piernas del coloso.

7) Faro de Alejandría (285-245 a.C.); construcción octogonal de aproximadamente 134 metros de altura situada en la isla griega de Pharos. Para su construcción se utilizó mármol y vidrio. Servía como señal de navegación. Un terremoto lo destruyó y sus restos fueron reutilizados en la construcción de una fortaleza.

El 27 de junio de 1880 en Tuscumbia (Alabama, Estados Unidos) Helen Keller; escritora, oradora y activista política sordo-ciega.

Autora de obras como “Luz en mi oscuridad”, “La historia de mi vida” y “El mundo en el que vivo”, fue una luchadora incansable por la justicia social y derechos de los oprimidos.

Sus “especiales” condiciones y los logros que obtuvo sirvieron de inspiración para la sociedad de la época, que veía en ella el ejemplo claro de la lucha por unos objetivos más allá de las barreras que se pudieran presentar.

hk

Eróstrato o Heróstratos según la fuente consultada, pasará a la historia como el “loco” que quemó el templo de Artemisa en Éfeso (una de las 7 maravillas del mundo antiguo), únicamente por alcanzar notoriedad y que su nombre fuese recordado más allá de su época.

Era un pastor corriente, aunque declaraba que era hijo del fuego, lo que hizo que fuese rechazado varias veces en sus intentos de ser sacerdote de dicho templo.

Su vida giraba en torno al mismo, estaba obsesionado, y cuentan las fuentes que incluso dormía en una cueva excavada en una ladera desde la cual se podía contemplar perfectamente el templo.

Y llegó el 21 de julio del año 365 a.C. y en una noche sin luna logró entrar en el templo burlando a los guardias, cogiendo una de las antorchas del mismo y prendiendo fuego a la estatua de la diosa, un fuego que rápidamente se extendió por todo el templo.

eohs

Eróstrato fue capturado por los guardias, atado y confinado en un lugar seguro; donde posteriormente fue torturado hasta que confesó la causa por la que hizo tal acto.

Esta causa no era otra que alcanzar notoriedad, que su nombre apareciese en la historia y perdurase más allá de los años; de manera que Atajerjes prohibió que su nombre fuese no sólo escrito o grabado, sino que se le pusiese a cualquier recién nacido, para así evitar que se cumpliese el deseo de Eróstrato. En caso de desobedecer este mandato, el infractor pagaría con su vida tal osadía.

Pero Atajerjes no consiguió su propósito, pues su nombre ha pasado a la historia, incluso definiendo un complejo que tienen ciertas personas por el que ansían lograr fama y notoriedad aunque sea negativa, es decir, aunque sea haciendo el mal o cometiendo actos deplorables.

Lawrence Oates
(Lawrence Oates)

Lawrence Edward Grace Oates fue uno de aquellos hombres míticos que se dejó la vida en la carrera por alcanzar el Polo Sur. Fue uno de los hombres que acompañaron a Scott en su desgraciada pero épica aventura. Mejor dicho: Aventura.

Británico nacido en 1880, su vida fue de esas que se ganan a pulso una biografía escrita, y ello a pesar de haber fallecido en 1912, siendo aún muy joven. En el viaje con Scott, una vieja herida de guerra comenzó a hacer mella en su salud y el frío, el hambre, el agotamiento y la enfermedad acabaron con él. No le gustaba Scott y estaba en desacuerdo en muchas cosas con él, pero a pesar de todo lo siguió.

Como todos sabrán, la expedición de Scott había llevado al Polo con la decepción de encontrar allí hondeando la bandera noruega de Amundsen, perdiendo la carrera por ser el primero. La vuelta, tras esto, fue aún más dura. Murieron varios y Oates se convirtió poco a poco en un lastre para el resto de los hombres. El 17 de marzo de 1912, el mismo día que cumplía treinta y dos años, decidió acabar con todo y dejar de ser una carga para el resto.

Scott recogió en su diario cómo fue aquella mañana, y gracias a ello conocemos la historia. Scott moriría poco después, sin volver del Polo. Las últimas palabras de Oates fueron épicas, como pensadas precisamente para un perfecto colofón a una gran biografía. Abandonó la tienda de campaña camino a una muerte segura diciendo:

Voy a salir y puede que tarde un rato.


Hace unos días recibí en casa el último número de la revista de Taschen, una de mis editoriales favoritas. En la revista, entre otras obras interesantes, hablaban de la edición, a la venta desde esta semana, de una caja con 4 volúmenes sobre la película 2001: una odisea del espacio, de Kubrick. Ya hace un tiempo les hablé de la maravilla sobre la película, nunca llevada a la realidad, que diseñó Kubrick durante años en torno a la figura de Napoleón. Se trata de algo similar para esta película histórica, que, según el artículo, comenzó a ser filmada ahora justo hace 50 años, en la primavera de 1964.

Y llevado por ese artículo de la revista, he pensado que algunos de los robots clásicos de la historia del cine, anteriores a Hal 9000, merecerían una entrada. Seguramente no están todos los que son, pero sí son todos los que están. Desde la icónica María de Metropolis, que data de 1927, hasta la inteligencia de 2001;una odisea del espacio, de 1968.

María 1927 – Metropolis

Gort 1951 – Ultimátum a la tierra

Ro-Man 1953 – Robo Monster

Chani 1954 – Devil girl comes from Mars

Tobor 1954 – Tobor El Grande

Robbie 1956 – Planeta prohibido

Hombres de Neptuno 1961 – La invasión de los hombres de Neptuno

Dalek 1965 – Dr. Who y los Daleks

B9 1965 – Perdidos en el espacio

Astro Boy 1962 – Astro Boy

Hal 9000 1968 – 2001: una odisea del espacio

Girolamo Savonarola fue monje dominico nacido en Ferrara el 21 de septiembre de 1452, confesor de Lorenzo de Médici, y con un discurso intenso, carismático e incluso podríamos definirlo como “fánatico”; conocido en la época como el “Monje Negro”.

Dedicó sus esfuerzos a combatir la sodomía y el lujo que según él se había instalado en las clases altas de la época, además de luchar contra la corrupción existente en el seno de la iglesia católica.

Se puede decir que con sus discursos desde el púlpito arengaba a las masas y despertaba su indignación sobre los excesos de las clases dirigentes, así como sobre el camino que estaba tomando la iglesia; de manera que se convertía en un elemento que debía ser controlado por las élites de manera férrea.

Sus arengas eran feroces, no dejaba títere con cabeza, hacía profecías (algunas de las cuales se cumplían), etc…

gs

Era del todo un personaje bastante “incómodo”, aún más cuando acusó a la iglesia de abandonar el estilo de vida sencillo que le correspondía y albergar en su seno todos los pecados existentes.

Pero la línea de lo tolerable la cruzó el día que decidió arremeter contra el Papa Alejandro VI (acusándolo de disoluto entre otras cosas), lo que provocó su excomunión allá por 1497, de la que hizo caso omiso, subiéndose de nuevo a un púlpito y volviendo a transmitir su ferviente mensaje; dando por tanto una “excusa” perfecta a sus detractores para acabar con él (nunca mejor dicho), siendo arrestado por las autoridades y condenado (en un juicio amañado) a muerte acusado de herejía en la Piazza Della Signoria de Florencia el 23 de mayo de 1498.

El Tiger 131 del museo de Bovington
(El Tiger 131 del museo de Bovington)

Panzerkampfwagen VI Tiger, como habrán adivinado muchos, es el nombre de un tanque alemán que paseó sus cadenas por la Segunda Guerra Mundial. Su aparición en el campo de batalla ruso en 1942 supuso un shock para los aliados debido a lo formidable de aquel carro. Aquella moneda también tenía su cruz, el Tiger I, como también se le conoce, era caro y complejo de fabricar.

Churchill pidió a sus tropas que capturaran una de aquellas bestias sobre cadenas para poder estudiarlo, supongo que para copiar en la medida de lo posible lo bueno y para buscar posibles puntos débiles. El Tiger I luchó en todos los frentes de batalla y en el nombre de África, en 1943, se preparó la caza del tigre por parte de los británicos.

Un Tiger I del Afrika Korps, con el número 131 en la torreta, sufrió algún problema que obligó a sus tripulantes a salir del mismo, y entonces los soldados británicos se hicieron con él tras un pequeño combate. Lo llevaron detrás de sus líneas y lo enviaron a Inglaterra. Además, se hizo la debida propaganda aliada, para aminorar el miedo de su gente a los tigres. Se había cumplido la petición de Churchill, aunque finalmente los aliados no tomaron medidas especiales contra los Tiger I, posiblemente porque supusieron que sería complicado que fueron fabricados en masa por los alemanes.

Aquel tanque, conocido como el Tiger I, está hoy en el Museo del Tanque de Bovington, en Inglaterra, y es el único Tiger I del mundo que funciona, tras una larga reparación y restauración. Se le conoce como el Tiger 131 y tiene hasta su propia página web.

Fuente: Héroes, aventureros y cobardes, de Jacinto Antón

Entrega de medallas del baloncesto de Munich 1972
(Entrega de medallas del baloncesto de Munich 1972)

Kenny Davis es un jugador de baloncesto estadounidense nacido en 1949 y que vivió en primera persona una de las situaciones más extrañas y populares de la historia del baloncesto. Fue en 1972, en los Juegos Olímpicos de Munich. Hasta aquel momento la URSS dominaba el panorama europeo, junto a Yugoslavia, aunque en los Juegos Olímpicos, cuando entraba en la lucha Estados Unidos, no tenían mucho que hacer. El Comité Olímpico Internacional prohibía que jugadores de la NBA o la ABA competir y por lo tanto su equipo era compuesto a partir de la liga universitaria.

En 1971 todo parecía listo para otra victoria de los norteamericanos, que llegaron a la final sin problemas, entre otros, ganando a España. En la semifinal, Estados Unidos venció a Italia por un brutal 68 a 38. El otro finalista, como era de esperar, fue la URSS, que también llegó invicta. Y entonces tuvo lugar el partido histórico.

Los primeros minutos del partido dejaron un 7 a 0 a favor de los soviéticos y en el descanso los europeos estaban 5 puntos por encima de Estados Unidos. A falta de 12 minutos y cuando iban 4 puntos por detrás, el mejor jugador de Estados Unidos, Dwight Jones, fue expulsado por una pelea. Instantes después otro jugador, Jim Brewer, se golpeó en la cabeza y tuvo que dejar el partido. Aquello más que hundir al equipo le sirvió de revulsivo y empató.

A falta de 10 segundos para el final, con el marcador 49 a 48 a favor de URSS, se pitó una falta a favor de EEUU. Aquella falta llevó al jugador, Doug Collins, a los tiros libres y encestó ambos, poniendo a su equipo por delante. Quedaban tres segundos. Se puso el balón en juego y los soviéticos lo perdieron cuando quedaba un segundo y el árbitro pitó. Este era un brasileño llamado Renato Righetto. Al parecer la mesa aseguraba que la URSS había pedido tiempo muerto y volvieron a poner 3 segundos en el reloj. El balón volvió a moverse y cuando pasaron los tres segundos, los rusos habían vuelto a perder el balón. Los jugadores de EEUU lo celebraban pero el entrenador ruso, Kondrashkin, protestaba porque a su juicio no se había puesto bien el reloj en los 3 segundos.

En la discusión en la cancha, entró en juego el presidente de la Federación Internacional de Baloncesto y dio la razón a los rusos, volviendo a darles 3 segundos de juego, por tercera vez. Esta ocasión no la dejaron pasar y anotaron sobre la bocina, como se dice en el mundo del baloncesto. Ahora habían cambiado las posiciones, los rusos celebraban la victoria y los estadounidenses protestaban, aunque no les sirvió de nada. Por primera vez el oro en baloncesto en unos Juegos Olímpicos no era para Estados Unidos, sino que era para su gran enemigo mundial, en todos los aspectos, la URSS.

Final definitivo del partido de la final de 1972
(Final definitivo del partido de la final de 1972)

Los jugadores de Estados Unidos se negaron a firmar el acta del partido, a recoger su medalla y no participaron en la ceremonia de entrega. El capitán del equipo, Kenny Davis, lideró la protesta porque, en sus propias palabras, les habían hecho algo ilegal. En las horas siguientes cinco expertos analizaron la situación y ratificaron, por 3 votos contra a 2, la victoria de la URSS. Las medallas de plata de los jugadores de Estados Unidos quedaron en la sede del Comité Olímpico Internacional. Allí estuvieron treinta años, cuando se intentó que las aceptaran como acto de desagravio. Las volvieron a rechazar.

Kenny Davis, el capitán de aquella selección, que en su testamento prohíbe expresamente a sus herederos recoger aquella medalla bajo ningún concepto.

Fuente: Ahogados en la orilla, de Carlos Molina
Fotos: Swide

Borrador del último parte de guerra, escrito por Franco
(Borrador del último parte de guerra, escrito por Franco)

Aunque en los próximos días, especialmente hoy 31 y mañana 1 de abril, se va a hablar mucho de la Guerra Civil Española y de su final, del que se cumplen 75 años, no me resisto a recuperar una entrada que publiqué el 1 de abril de 2009, cuando se cumplían 70 años, sobre el último parte de guerra, famosísimo, por otra parte.

Pero como estaría feo recuperar aquello sin aportar nada, añadiré una foto del borrador de aquel último parte de guerra, con sus correcciones y tachones, escrito por el propio Franco a lápiz. Aunque supongo que la saben, la transcripción de aquel último parte oficial es:

Cuartel General del Generalísimo Estado Mayor.Parte Oficial de Guerra correspondiente al día de hoy, 1.º de abril de 1939.En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejercito rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado.Burgos, 1.º de abril de 1939.Año de la Victoria.Firma, El Generalísimo, Franco.

Último parte de guerra
(Último parte de guerra)